HUEVOS, YEMAS, CLARAS ¿BUENOS O MALOS?

Ya no pintado como villano en la salud del corazón, restricciones en el consumo de huevos por la mayoría de las organizaciones de salud americanas han disminuido, y la nueva guía de nutrición del  departamento de agricultura de los estados unidos de América  permite que se consuma un huevo diario, con clara y yema, dentro de un plan alimenticio saludable. Aunque el estigma del colesterol alto de la yema es difícil de vencer, quitarlo es brincarse la parte más nutritiva del huevo.

La yema de huevo- con aproximadamente 213 miligramos (mg) por porción- es una de las fuentes más concentradas de colesterol en la dieta, aunque haya un reciente debate sobre como los alimentos con alto colesterol realmente impacta la enfermedad del corazón. Estudios recientes muestran que la relación entre una dieta con colesterol y los niveles de colesterol en la sangre, del tipo que causa problemas en el corazón, es muy complejo y sumamente una cuestión del metabolismo de cada individuo. Las investigaciones han fallado en proveer una evidencia que concluya que un huevo diario pueda elevar el colesterol en la sangre o el peligro de enfermedad del corazón.  Estudios muestran que comer huevos pueden causar una pequeña elevación en el colesterol malo(LDL) en algunas personas-sin embargo el incremento es un una subclase de mayor LDLs, que son raramente contribuidoras de formación de placas en las arterias-y lo acompaña una elevación el  colesterol bueno(HDL). Aun así la Asociación Americana del Corazón aconseja que si usted tiene niveles altos de colesterol malo (LDL), debe disminuir su ingesta de una dieta alta en colesterol a 200 mg por día.

Pero hay mucho más en las yemas que solo colesterol.  Las yemas contienen proteínas de alta calidad y vitaminas esenciales y nutrientes. Uno de los más poderosos beneficios de las yemas es la concentración de Luteína y zeaxantina, carotenoides responsables por el color amarillo concentrado. Son componentes esenciales en nuestros ojos, y comer alimentos que contengan
estos nutrientes contribuye a tener vista saludable y previene la perdida de la visión. Las yemas contienen también, ácidos grasos esenciales, vitaminas A, E, D y K, así como también casi todo el calcio, hierro y acido fólico en un huevo.

Mientras las espinacas y otros alimentos son excelentes fuentes de luteína y zeaxantina, un estudio publicado en el diario de nutrición encontró que la luteína en los huevos es tres veces más fácil de absorber para el cuerpo, comparado con una cantidad equivalente de espinacas cocidas. Que mejores razones podemos encontrar para consumir huevos, pero sean cuidadosos al elegir la forma de cocinarlos, estén por seguros que los huevos fritos en mantequilla, grandes cantidades de aceite o servidos con tocino no son la mejor opción. Elige combinarlos con cantidades moderadas de vegetales en omelets o revueltos.