COMO CAMBIAR TU RELACION CON LA COMIDA PARA DEJAR DE COMER POR EMOCIONES

¿Sabes si comes de acuerdo a tus emociones? Mejora tu relación con la comida.

Si de repente alguna emoción te hace desear comer, gastar o tomar alcohol, solo acuérdate: TU REACCIONAS COMPULSIVAMENTE CUANDO ESTAS ASUSTADA. Estas asustada de algunos cambios en tu vida que te pueden llenar, que tal vez puedan nutrirte en formas que la comida y las compras no pueden.

El miedo es parte de la vida, y para liberarnos de el, debemos aceptarlo. Es por medio de la aceptación que tu miedo y tu llegan a la parte de ti que no esta asustada. Te vuelves más poderosa que tu miedo y veras como es una herramienta de la evolución para mantenerte viva. Pero cuando tu no estas en peligro inmediato, entonces cualquier cosa de la que tengas miedo es solo una historia en tu cabeza.

Si tienes miedo de tener miedo en primer lugar, si evitas aceptar tu miedo, entonces eso que te detiene se siente tan inmenso que usaras comida como escusa para mantenerte distraída, pequeña y a salvo. Como una manera de no sentir a lo que le tienes miedo.

Cuando empiezas por aceptar tus miedos, su poder sobre ti se relaja y hay más espacio para recibir tranquilamente lo desconocido. Hay más espacio para vivir desde tu corazón, para despertar a la verdad de que no hay nada a que temer. En la forma que enfrentes tu vida con más valor, tus deseos de comer y darte atracones cuando en realidad no estas hambrienta desaparecerán.

Cuando te muevas en la dirección de lo que quieres en tu vida, hacia lo que se siente bien, a lo que te emociona y lo que te da placer. Tu naturalmente reclamaras el poder alrededor de la comida y volverás a tener el control de tu cuerpo.

Todo comienza con aceptar y desglosar tu miedo, y siendo muy cuidadosa contigo misma cuando te sientas asustada. Es mediante el amor y amabilidad que recordaras que no tienes nada a que temer.

Aquí hay algunos consejos en como dejar ir el miedo y reclamar tu relación con la comida:

Respira profundo. Tomar un respiro profundo es realmente una de las formas más rápidas de activar tu sistema nervioso para calmarte. Automáticamente te traslada al momento presente y libera esa capa de miedo, además le indica a tu cuerpo que no estas en peligro.

Quiérete. Date un abrazo o que alguien más te lo de, toma un baño relajante, o haz alguna actividad que te haga sentir bien. Muchas veces, el deseo de comer sin medida es detonado por el esfuerzo de nuestro cuerpo a sentirse protegido, entonces trata de darle esa sensación de protección y relajación antes de que te des un atracón de calorías vacías. Encuentra formas de apacharte y recompensarte que no tengan que ver con la comida.

Busca Apoyo. Intégrate o crea un grupo de amigos a los que puedas llamar cuando te sientas que a punto de comer por ansiedad. Encuentra un mentor, psicólogo o trabaja con un health coach. Aceptar todos los aspectos de la vida es importante para que tomes control de tus emociones y tu cuerpo. Cuando le das la bienvenida a todo lo que se mueve dentro de ti, incluyendo tu miedo, es la forma en que te darás cuenta que en realidad no hay nada que temer después de todo.