¿QUÉ HAY DETRAS DE COMER COMPULSIVAMENTE? PASOS PARA SOLUCIONARLO

Despertar con el sentimiento de culpa, asco y depresión no es divertido. La única forma que conoces para remediar la situación es no desayunar para compensar por la noche anterior. Tu sabes que necesitas dejar de hacer esto pero ¿como?. Tal vez has tratado seguir un plan alimenticio o trabajaste en incrementar tu fuerza de voluntad, pero nada parece servir. En este punto no tienes idea por donde empezar.

Si tu batallas con comer por ansiedad o a atracones compulsivos (binge eating)  el primer paso es reconocerlo. Este es el primer paso a cambiar este comportamiento y es el más importante. Si te saltas este paso jamás entenderás lo que realmente necesitas para cambiar.

Cuatro razones por las que comemos compulsivamente:

  • Te saltas comidas o restringes calorías.

Si tu te permites estar hambrienta es casi imposible escuchar a tu cuerpo, para saber cuando debes parar de comer porque ya estas satisfecha. Tu hambre física es tan fuerte en ese punto que a ti no te importa que tan incomoda te sientas después o que elecciones realmente nutren a tu cuerpo porque el hambre que sientes es tanta que te sientes privada de todo. El resultado es regularmente comer casi el doble de lo comerías normalmente en el esfuerzo de sentirte llena.

  • Te privas de lo que realmente quieres comer.

Cuando te aguantas el deseo de comer ciertos alimentos, te estas privando de lo que realmente tu cuerpo pide comer. Por ejemplo si tu piensas que comer un pay es malo y nunca te permites comer un rebanada, pero entonces decides en Navidad comer un pedacito estas preparándote para comer a atracones acabándote casi todo el pay. Te encontraras fuera de control comiendo de más para sentirte satisfecha.

  • Comes sin pensar para evitar situaciones.

Es muy común usar la comida para evitar alguna tarea o evitar algún sentimiento. Pero comer compulsivamente a atracones no hará que esas situaciones desaparezcan. Cualquier cosa que estés evitando estará ahí cuando termines tu episodio compulsivo.

  • Tu te refugias en la comida cuando emociones fuertes o incomodas aparecen.

Si lo primero que haces después de una situación de estrés es comer algo reconfortante en grandes cantidades, estas comiendo para cubrir la tristeza, aliviar la soledad o llenar ese vacío, esto solo te distrae de tus emociones.

Esto tiene solución, trata de mantenerte consciente y notar cual de estos escenarios te suenan familiares. Pon atención a cuando sucedes, que tan seguido y como te sientes. Muchas veces aumentar tu conciencia es suficiente para empezar a cambiar.

Después toma un paso mas explorando tu habilidad de escuchar y responder a tu cuerpo y sus necesidades emocionales. Investiga tu necesidad de comer de más.  Hazte las siguientes preguntas:

¿Qué siento?, ¿Estoy tratando de evitar algo?, ¿Qué es lo que realmente necesito?

Cambiar un comportamiento puede ser abrumador al principio, así que comienza poco a poco y haz lo que te siente bien basada en tus valores. Recuerda que a veces los primeros cambios pueden ser incomodas. Pero poco a poco sentirás que te has encontrado y la felicidad estará de tu lado.